Cómo bañar a un niño

Lo sabemos, papás, el momento baño no siempre es tan agradable como a vosotros os gustaría. Y es que, aunque haya días en los que el peque se lo pase en grande en la bañera, hay otros en los que os preguntáis seriamente si sabéis cómo bañar a un niño. ¿Estás haciendo algo mal? ¡Para nada! Lo que os pasa es perfectamente normal y cualquier padre puede necesitar consejos para bañar niños. Para ayudarte a remediarlo, ¡te traemos los Trucos Nenuco para conseguir más sí, quiero en la bañera!

Cada cuánto bañar a tus niños

¡He aquí la pregunta del millón! Si les preguntas a otros padres, verás que cada uno tiene su propia teoría acerca de la frecuencia del baño de los niños. Pero, entonces, ¿cuál es la ideal para tu hijo? ¡La que tú elijas! Aunque lo cierto es que esta varía a medida que van creciendo. Hasta que cumplen los 6 meses para los bebés el baño es solo un proceso más que se hace por higiene y su delicada piel agradece un baño dos o tres veces a la semana, aunque la zona genital deba estar siempre bien limpia y seca.

Pero a partir de ahí la cosa cambia y desde los 6 a los 12 meses empiezan a pasárselo en grande en la bañera y quieren hasta participar al cumplir el primer año. A partir de los dos años, aunque suele lavárseles el pelo solo una o dos veces por semana, es el momento de empezar a bañarse a diario o cada dos días. Además, el niño comienza a tener un rol activo en el Momento Baño mientras papi y mami van ocupando cada vez más el papel de supervisores del baño.

Consejos para bañar a un niño de 2 a 4 años

¿De bebé adoraba el baño y al pasar de los 2 años parece que ya nunca más querrá bañarse? ¡No te preocupes! La mayoría de los niños pasan por diferentes fases de amor-odio con el baño y otros grandes momentos con los padres en el día a día. ¿Quieres que tu hijo quiera bañarse? A continuación te damos algunos trucos infalibles sobre cómo bañar a tu niño.

#YoSoyLaMadreQue… ha convertido el baño en un divertido spa

Para que tu hijo siempre quiera bañarse, ¡haz del baño algo divertido! ¿Nos convertimos en piratas de agua dulce? ¿Vivimos una aventura de animales marinos en la bañera? ¿Convertimos la bañera en un divertido spa con muchas burbujas? Los pececitos antideslizantes de colores alegres y la cortina de la ducha de su personaje favorito, además de las muchas aventuras que vive con papá y mamá, que le dejan llevar patitos a la bañera y le cuentan muchos cuentos solo pueden conducir a un único destino: ¡cómo mola el baño!

Champú y jabón que cuidan y no hacen llorar

¡Convertirse en un león con el champú o jugar a hacer formas en la bañera con la espuma del jabón es divertido! Los productos pensados para el baño de los peques, como el Champú Extra Suave de Nenuco y nuestro jabón Baño Hidratante, le ayudan a disfrutar del agua con muchas sonrisas y ni una sola lágrima.

Mi jabón, mi champú, mis patitos… y mis normas

No, mamá. Tu peque no se está convirtiendo en un pequeño gruñón. Solo ha entrado en la fase del no. A partir de este momento, intentará tomar decisiones sobre qué ocurre en su rutina. En el baño, por ejemplo, le encantará poder elegir entre su Jabón Líquido Ultra Suave, el Jabón Líquido o el Baño Hidratante. ¡Se siente tan mayor...!

Claro que tú eres pilla y sabes usar esta faceta a tu favor, preguntando, pero ofreciendo alternativas. Así, cuando no quiere bañarse, por ejemplo, puedes recurrir a la opción de ahora o en 5 minutos, que tan bien funciona a la hora de dormir al niño, consiguiendo que este sea el tiempo que le lleve ir a la bañera: ¿prefieres bañarte ahora o en 5 minutos? Todo funciona mejor si siente que lo ha decidido él.

Mucha paciencia y cero prisas

¡Lo sentimos, papá! Las prisas y el baño no son compatibles. Eso de hacer el gran esfuerzo de meterse en la bañera e imaginarse su próxima aventura como pirata de agua dulce y no poder ni terminarla porque tienes prisa no mola nada de nada. Déjale disfrutar. Y, sobre todo, ten paciencia. Incluso en los momentos más delicados, como es la hora de lavarse la cabeza, en la que muchos peques lloran incluso siendo mayores… hasta que consiguen hacerlo solitos.

Cuándo dejar al niño bañarse solo

No existe una edad específica para que el niño se bañe solo. El demasiado temprano o demasiado tarde no existe en el Momento Baño. Lo más probable es que a los 3 o 4 años quiera empezar a ayudarte en la importante tarea de mantenerse limpio y a los 5 o 6 años ya quiera hacerlo solito, aunque pida ayuda, por ejemplo, para lavarse el pelo.

¿Y una vez quiere ocuparse solo del baño? ¡Mayday, mayday! ¡Necesitamos un baño seguro! Y entre los básicos de niños mayores que se bañan con seguridad siempre habrá una alfombrilla antideslizante, una alfombra para salir del baño, nada de objetos peligrosos a su alcance y, por supuesto, ¡mucha supervisión! Papi y mami, como supervisores del baño, dejaréis la puerta entreabierta y os encargaréis de hacer una visita rutinaria cada 3 o 4 minutos. Y al terminar: ¡vuelta a supervisar! Hay que comprobar que el niño o niña haya quedado tan limpito como a los papás os gustaría, aunque las primeras veces cueste un poco más.

Enseñar a tu hijo a bañarse

Poco a poco, el peque irá observando cómo lo bañáis e irá pidiendo intervenir cada vez más. Una buena rutina para que el niño aprenda cómo bañarse puede ser ir contándole el proceso desde bebé, nombrando cada parte del cuerpo de las que os vais ocupando y, cuando se sienta preparado, dejarle intervenir, aprovechando cada baño para contarle esos trucos que los papis conocéis tan bien y que a ellos tanto les gustan, como es evitar que el jabón o el champú se meta en los ojos, secarse sin rascar…

¿Y tú? ¿Sabes cómo bañar a tu niño sin naufragar? ¡Comparte tus trucos con nosotros en redes sociales con los hashtags #YoSoyLaMadreQue y #YoSoyElPadreQue!