Bañar a tu bebé: todo lo que necesitas saber

¿Quieres trucos para saber cómo bañar a tu bebé y alcanzar el nivel padre experto? ¡Desde Nenuco te traemos los musts del baño para el día a día!

¿La mejor hora para bañar a tu bebé? ¡La tuya!

¡Que no te lo cuenten! El momento del baño del bebé lo eliges tú. ¿A qué hora del día te apetece más una sesión con el Team Familia? Hay solo tres opciones a escoger: mañanas, tardes y noches y elijas la que elijas, tu bebé te lo agradecerá. Pero hay más: tu peque verá con muy buenos ojos que lo hagas siempre a la misma hora, pues le encanta tener una rutina y saber con antelación cuándo llegará su momento relax. Así, hay padres que prefieren las mañanas porque su bebé se siente más cómodo al iniciar el día, mientras que otros se decantan por las noches y convierten la hora del baño en el puente entre el día y la hora de dormir.

Misión especial: el baño del bebé recién nacido

Seguro que tus grandes aliados pediatras y comadronas ya te han advertido de la importancia de bañar a tu bebé recién nacido únicamente dos o tres veces por semana e ir aumentando esta cifra según vaya creciendo. Y probablemente tus superpoderes ya te hayan dictado que es mejor no introducirlo del todo en la bañera hasta que se le caiga el cordón umbilical. Pero ¿y la higiene del bebé? ¿Va a estar descuidada? ¡Para nada!

Papá y mamá se encargarán de limpiar bien la zona del pañal con cada cambio, así como las áreas más delicadas: la cara, los pliegues de la piel y las manos al terminar de comer. ¿Los utensilios estrella para esta misión tan especial? Una dosis de delicadeza, esponjita y varias toallitas húmedas para bebés.

Cómo preparar la bañera para tu bebé

La paternidad y la maternidad perfectas son, precisamente, las imperfectas. Por eso, para el baño del bebé se pueden ir probando diferentes productos y rutinas hasta dar con lo que más les mola a todos los miembros del equipo, bebé incluido. Y en tu rol de superhéroe de la paternidad la organización puede ser tu gran aliada. ¿Quieres una lista con lo que necesitas antes de lanzarte con la misión del baño del bebé? He aquí el listado de imprescindibles para bañar al bebé que todo padre necesita:

  • El lugar del baño del bebé: el baño es un buen momento para que tu bebé se sienta de nuevo como en la barriga de mamá, por lo que los lugares cálidos pueden ser sus favoritos. Nadie dice que tenga que ser en el baño, puedes elegir la pila de la cocina con una toalla en la base o, incluso, su propia bañerita en una estancia cálida.
  • La temperatura del baño para tu bebé: Poca cantidad de agua templadita. A tu bebé le conquistará el agua entre 32º C y 37º C, ni caliente ni fría. Un termómetro puede ayudarte, pero si no lo tienes, ¡no te preocupes! Siempre puedes medir la temperatura del agua con la parte interna de tus muñecas.
  • Un par de toallas: tus grandes aliadas para envolverlo y para la base del lugar de baño del bebé.
  • Toallitas, bolitas de algodón y un peine: diferentes materiales que te ayudarán a la hora de bañarlo.
  • Los productos de baño del bebé: los esenciales son el champú extra suave y un jabón para bebé, que puedes elegir entre diversas opciones, como el jabón líquido ultra suave, el baño hidratante y el jabón líquido.
  • El cambiador preparado: con la ropita, el pañal, la crema del culete y el aceite listos para accionar el cambio de fase.

Cómo bañar a tu bebé

¡Empieza la acción! ¿Cómo completar con éxito la misión de bañar a tu bebé? He aquí los Trucos Nenuco para superhéroes de capa y jabón:

  1. La temperatura del agua: antes de meter a tu bebé en el agua templadita, remuévela con las manos para evitar que el agua esté más caliente en unas partes que en otras.
  2. Agarres especiales: sujeta la cabeza, el cuello y la espalda de tu bebé pasándole un brazo por debajo de la nuca y mantenlo ahí a lo largo de todo el proceso. Tu otro brazo será el encargado de cumplir la misión del baño.
  3. Toallitas y bolitas de algodón al rescate: he aquí tus grandes escuderas para las zonas más delicadas. Usa una bolita de algodón humedecida con agua limpia templada para lavar la zona de alrededor de los ojos suavemente, con una nueva para cada ojo y limpiando desde la zona interior hacia la exterior. Una toallita suave, como las tollitas dermosensistive de Nenuco, se ocupará de la nariz, la boca y la cara, yendo desde el interior hacia el exterior, sin olvidar los pliegues del cuello y la zona detrás de las orejitas.
  4. Momento mimos Enjabonados: bríndale a tu bebé su momento de mimos mientras le aplicas el jabón que has elegido para él y su Champú Extra Suave si ya tiene pelito, lavando delicadamente también los puntos blandos de su cabecita.
  5. Ninguna zona sin lavar: ¿el mapa de la zona genital? ¡Lavar de delante hacia atrás!
  6. La aventura de la bañera: un bebé vive el momento bañera como una ocasión especial, ya sea chapoteando, aprendiendo, jugando con patitos o, simplemente, disfrutando de los mimos.
  7. La recta final del baño del bebé: sacarlo requiere hacer uso de la técnica especial de colocarle las manos alrededor del pecho, debajo de los brazos y, mientras le sujetas la cabecita, levantarlo y envolverlo en la toalla.
  8. La línea de meta: seca a tu bebé con cuidado, asegurándote de que no le quede humedad en los pliegues y evitando frotar la piel. Por último, aplícale una loción hidratante, como nuestro aceite hidratante o nuestra leche hidratante, ponle el pañal, vístelo y… ¡Misión cumplida!

¿Y tú cómo lo haces? ¡Comparte tus trucos en redes sociales con los hashtags #YoSoyLaMadreQue y #YoSoyElPadreQue!