Socializacion primaria

    Socialización primaria: enseñar a hacer amigos desde pequeños

    Que los humanos somos seres sociales por naturaleza no es ningún secreto. Pero la verdad es que no todos tenemos la misma facilidad a la hora de conocer gente. Sí, por mucho que a veces penséis que a los peques les cuesta menos hacer amigos, la verdad es que la socialización en los niños también puede ser complicada y hacer amigos puede convertirse en todo un desafío. ¿Qué es la socialización primaria y cómo puedes ayudar a tu hijo a hacer amigos? ¡Nenuco al rescate!

     

    ¿Qué es la socialización primaria?

    ¡No frunzas el ceño! Tú conoces bien la socialización primaria porque también la has vivido cuando eras igual de peque que tu hijo. Esta es la etapa en la que los niños viven sus primeros contactos con el entorno. Un período de descubrimiento en el que se van construyendo a sí mismos en función de lo que van aprendiendo a través de ese contacto exterior. Años después aprenderán a actuar en sociedad, entrando en la etapa secundaria, pero, ¡no te preocupes, papá! Para eso aún nos quedan unos cuantos años. ;)

     

    Los agentes de la socialización primaria

    ¿Quiénes tienen contacto con tu hijo o hija en el mundo exterior además de papá y mamá? ¡Exacto! Varias personas e instituciones, que conforman los diferentes agentes relacionados con este aprendizaje social durante la socialización en niños. En general, podemos dividirlos en tres grandes grupos:

    • La familia: este es el agente principal. Con los padres y los hermanos, en caso de que los tenga, aprende a convivir y el significado del amor, el respeto, la confianza y la honestidad. Esta relación le enseña a relacionarse con otras personas y a crear patrones de comportamiento básicos para adaptarse a la sociedad más adelante.
    • El cole: aquí están sus amigos, los profes… en la escuela, hace amigos, se relaciona con iguales y aprende las jerarquías de la sociedad con los maestros, además de ver y comprender que hay personas que no piensan igual que él y que pueden comportarse de forma diferente.
    • Los medios de comunicación y las redes sociales: los contenidos de los diferentes medios, entre los que también se incluyen las redes sociales, atraen a los niños y, por lo tanto, influyen en la socialización primaria, concretamente en sus patrones de comportamiento a la hora de interactuar con otros, por eso es importante el acceso que tienen a este tipo de contenidos.

     

    Cómo ayudar a tu hijo a hacer amigos

    Papá y mamá, vosotros sabéis muy bien que la socialización en niños es esencial y que para ellos es muy importante hacer amigos. Sin olvidaros, por supuesto, de que también deben saber jugar solos y sentirse cómodos consigo mismos. ¿A vuestro hijo le cuesta hacer amigos y no se os ocurren ideas para ayudarle? ¡He aquí los algunos trucos!

    Enséñale a confiar en sí mismo

    ¿Sabéis cuáles son las armas más poderosas para ayudar a vuestro hijo a hacer amigos? ¡La autoestima y la confianza! Si vuestro hijo o hija se siente seguro, es más probable que venza la timidez a la hora de hablar con otros niños y hacer amigos, pero, ¿cómo darle esa seguridad? Un truco que funciona muy bien, sobre todo con los más peques, es estar cerca de ellos, pues, al notar una figura de apego en su espacio, les resulta más fácil vencer el miedo y lanzarse a explorar el entorno, en el que se incluyen, por supuesto, otros niños.

    Aprende a entender su personalidad

    Mamá, es muy importante que comprendas bien la diferencia entre ser introvertido y disfrutar de la soledad y ser tímido y querer hacer amigos, pero no ser capaz. Si tu hijo es introvertido y está contento así, no intentes cambiarlo, pues no hay nada de malo. En el segundo caso, puede venirle muy bien tu ayuda. Pero, recuerda: siempre con el modo Paciencia activado, pues la inseguridad que ya siente no es compatible con la presión externa. El resultado de intentar esta combinación puede ser una frustración aún mayor.

    Convierte el hogar en un rincón para jugar

    ¿Sabes cuál es el sitio que puede darle más seguridad para que se lance a interactuar con otros niños? ¡El hogar! Pero, claro, sus compis no están en casa, a menos que… ¡tú los invites! Una fiesta de cumpleaños puede ser una buena excusa para invitar a algunos niños a jugar. ¿Aún falta mucho para su cumple? Fíjate de quién habla y si ves que algún niño le puede caer bien, invítalo a jugar a casa. Estar en su territorio le ayudará a soltarse más.

    Aconseja, pero no lo critiques 

    Tu peque también tiene un ejemplo de interacción… ¡tú! A ti te estudia para ver cómo relacionarse con los demás y para él los consejos de papá y mamá siempre son los que más molan. ¡Enséñale a hacer amigos! Pregúntale qué cree que está fallando y ayúdale a entender cómo se hacen amigos con todo lo que se te ocurra: películas, cuentos, juegos de mesa, muñecos, marionetas… siempre desde el apoyo y el consejo. Recuerda: papá nunca critica, siempre construye.

    Crea una situación para que juegue con otros niños 

    Mami, tú sabes los mejores trucos para que otros niños quieran jugar con él. Lo de preguntar si le dejan jugar no siempre funciona, pero, ¡existen alternativas! Ofrecerse a ayudar a otros niños en el parque, prestarles algún juguete o, simplemente, ponerse a jugar a su lado puede llevar, en cero coma, al éxito rotundo en amistades en pañales.

     

    ¿Y tú? ¿Qué otros trucos usas para ayudar a tu hijo a hacer amigos? ¡Compártelos con nosotros en redes sociales con los hashtags #YoSoyLaMadreQue y #YoSoyElPadreQue!

    es[Layout:]

    También te puede interesar

    Qué es la disciplina positiva en niños

    Castigarlos duramente no mola nada, papás, pero ser demasiado permisivos puede no traer resultados positivos. ¿Un término medio para educar a vuestros hijos?

    Ideas de juegos en familia para disfrutar juntos

    Eso de que los juegos son para niños pequeños… ¡es una gran mentira! Los juegos en familia molan…

    Mochila guardería: lo que no le puede faltar a tu hijo

    ¿Nervios por el primer día de guardería? ¡No te preocupes! Es perfectamente normal...