Preparacion del parto

     

     

     

    Preparación para el parto: todo lo que necesitas tener a punto

    ¿Sabes qué es lo más especial de todas las mamás? Que, además de madres, también son humanas, por lo que tienen miedos, inseguridades y dudas desde el momento en el que están embarazadas. Y uno de esos grandes miedos es la preparación del parto. ¿Necesitas tips para prepararte para el parto y tener todo a punto para la llegada del bebé?

    Cómo prepararse para el parto

    La aventura ha comenzado: dentro de ti hay un bebé en camino que está a punto de conocer el mundo. Tu vida ha dado un giro y empieza una nueva etapa llena de descubrimientos y aprendizaje. ¿Te contamos un secreto? Nadie nace aprendido, por lo que ahora que eres mamá puedes preguntar todas tus dudas y pedir consejo siempre que lo necesites. Y una opción ideal para aprender son, sin duda, las clases de preparación al parto.

    En los cursos de preparación no solo conocerás a otras mamás viviendo las mismas sensaciones y experiencias que tú, sino que aprenderás todo lo que necesitas para este momento tan especial: la respiración en el parto, técnicas de relajación, control de las contracciones… Aquí te contarán todo sobre tu nueva condición de mamá, desde el desarrollo del embarazo, los tipos de parto que existen, la fase final del parto, las diferentes formas de lactancia y hasta trucos para cuidar a tu bebé.

    La recta final del embarazo

    La recta final del embarazo es ideal para poner todo a punto para la llegada del bebé y prepararte para el parto. ¡Hay un bebé a punto de ver el mundo por primera vez! ¿Hacemos una lista?

    • Parto natural o epidural: esta puede no ser una decisión sencilla. La mejor opción: hablar con tu anestesista y ver cómo te sientes en el momento de elegir. Aquí te informarán sobre las opciones disponibles y los posibles efectos secundarios y te harán todas las pruebas que necesites.
    • Tu cuerpo a punto: en las clases de preparación al parto aprenderás que hay muchas cosas que puedes hacer para preparar tu cuerpo para el gran momento. Ejercicios de respiración para el parto, ejercicios de Kegel, el masaje perineal… Recuerda que todo lo que hagas a lo largo del embarazo, lo agradecerás cuando llegue el momento del parto. Fuera, mamá: a practicar.
    • Los preparativos del bebé: cuando vuelvas del hospital, vuestro equipo tendrá un nuevo miembro… el bebé. ¿Está todo listo para su llegada? La cunita, el cambiador, los chupetes, la ropita, los pañales, las toallitas, los aceites y leches hidratantes, su jabón, su champú, y, cómo no, su colonia Nenuco... Contar con su habitación ya preparada para usar te dará más tiempo para disfrutar de tu bebé, así como contar con su silla homologada para el coche.
    • La baja de maternidad: infórmate de tus derechos a nivel laboral y decide con tu empresa las condiciones de tu baja de maternidad, adelantando todo el papeleo que puedas cuanto antes. Recuerda que por ley esta tendrá, como mínimo, una duración de 16 semanas seguidas, que pueden variar en situaciones especiales, como un parto múltiple.
    • Las decisiones sobre el parto: cuando rompes aguas, no es el momento de pensar en determinadas cuestiones cruciales para tu comodidad durante el parto. Intenta decidir con antelación a quién quieres contigo, cómo quieres que sea el parto… Y no te preocupes si llegado el momento cambias de opinión. Rectificar es una opción. ;)
    • Mímate: aprovecha la recta final del embarazo para descansar y brindarte los mimos que necesites. No te sientas mal por querer pasar tiempo contigo misma y no dedicar todas tus horas a pensar única y exclusivamente en el bebé. Eres mamá, sí, pero también la misma mujer de antes del embarazo. Disfruta de tus series favoritas, escucha música, ríete con los tuyos, descansa… Este es tu momento.

    Prepararse para el hospital

    Sin duda, la palabra clave para el momento del parto es la confianza. Y en este aspecto hay varios factores que arreglar a priori para que, al llegar el día, vivas el momento sin preocuparte de nada más:

    • El plan de parto: tienes derecho a expresar tus deseos sobre el parto al hospital mediante un documento escrito conocido como plan de parto. En él puedes reflejar cuestiones tan importantes para el parto, como quién quieres que te acompañe durante el alumbramiento, en qué posición hacerlo, el rasurado del pubis, el tratamiento del dolor, la opción de colocar un enema…
    • La maleta del hospital: a partir del séptimo mes es recomendable tener tu maleta y la bolsa del bebé preparadas para cuando llegue el momento de ir al hospital. Para ti necesitarás, como mínimo, una bata, zapatillas, sujetadores de lactancia, braguitas desechables, discos absorbentes, productos de higiene, los papeles del hospital y la ropa para volver a casa.
    • La bolsa del bebé: aquí, incluye, como mínimo, pañales, toallitas, bodies, ropita y un gorrito de algodón. Una buena idea es añadir algunos extras, como una mantita para envolverlo y protegerlo del frío.

     

    ¿Y tú? ¿Cómo te preparas para el parto? ¡Cuéntanos tu experiencia en nuestras redes sociales con el hashtag #yosoylamadreque se prepara para la gran llegada del bebé!

    es[Layout:]

    También te puede interesar

    Mochila guardería: lo que no le puede faltar a tu hijo

    ¿Nervios por el primer día de guardería? ¡No te preocupes! Es perfectamente normal...

    Ideas de juegos en familia para disfrutar juntos

    Eso de que los juegos son para niños pequeños… ¡es una gran mentira! Los juegos en familia molan…

    Qué es la disciplina positiva en niños

    Castigarlos duramente no mola nada, papás, pero ser demasiado permisivos puede no traer resultados positivos. ¿Un término medio para educar a vuestros hijos?